Los drones se han convertido en el gadget favorito de muchos apasionados de la fotografía y el vídeo. Pero a veces estos cacharros pueden ser utilizados para espiar y violar la privacidad de personas o compañías. ¿La solución propuesta por un equipo de australianos y estadounidenses? Un arma que los inhabilite.

Su nombre es DroneShield y se trata de un arma antidrones que permite hackear e inhabilitar a uno de estos intrusos que se encuentren hasta a 2 kilómetros de distancia, y sin sufrir ningún daño (al menos en la mayoría de casos).

El “arma” lo que hace es interferir con su propia señal en las frecuencias de 2.4 y 5.8 GHz e incluso bloquear el GPS del dron, para hacerlo descender o regresar a las manos de su dueño (dependiendo del modelo y de si la señal del GPS ha sido afectada).

Advertisement

Advertisement

La idea detrás de esta arma antidrones tiene que ver con combatir a aquellos que están usando drones para espionajes y violación de la privacidad, algo cada vez más común incluso en el mundo de las producciones cinematográficas o de series de televisión (muchos spoilers de series como Juego de Tronos se filtran gracias a estos drones sobrevolando los sets de rodaje).

Sin embargo, la compañía detrás del arma también menciona la posibilidad de usarla para desviar a los drones kamikaze que están usando en algunos países de medio oriente para llevar explosivos.

DroneShield consiste en un arma conectada a un sistema que se lleva en una mochila y tiene un peso total de 6 kilogramos. Su uso es tan sencillo que “cualquiera puede inhabilitar drones con ella”, aunque lamentablemente por ahora no está a la venta en los Estados Unidos ni en Europa. Primero necesitan conseguir los permisos necesarios.

Sponsored

Aunque también podrías usar águilas para derribar drones. [DronShield vía Wired]

×


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.