Imagen: Biplab Hazra/Sanctuary Wildlife Photography Awards

La imagen, titulada “El infierno está aquí”, es escalofriante. Una cría de elefante corre asustada tras los pasos de su madre. Sus patas están siendo consumidas por el fuego. En un segundo plano vemos a una muchedumbre correr. Uno de ellos es el autor de la cruel escena.

Hay varias cosas en esta foto que no están claras, la más importante: el destino de ambos animales, o la razón que llevó a la multitud a arrojarle lo que fuera que acabó en llamas. Sin embargo, es posible trazar una historia para entenderlo.

Advertisement

La instantánea fue tomada por el fotógrafo Biplab Hazra, el hombre que ha iluminado algunos de los momentos más oscuros del conflicto entre humanos y elefantes en la India, cuyas vidas se superponen cada vez más en la que pronto será la nación más poblada del planeta. Además, la foto ha sido la ganadora del certamen de fotografía Sanctuary Wildlife. Tal y como describe Hazra sobre el momento capturado:

La cría grita de confusión y miedo cuando el fuego lame sus pies. Las bolas de alquitrán vuelan por el aire en una banda sonora de risas humanas y gritos. En el distrito de Bankura, en Bengala Occidental, este tipo de humillación a los paquidermos es una rutina, como lo es en los otros estados donde hay elefantes como Assam, Odisha, Chhattisgarh, Tamil Nadu y muchos más.

Elefante indio. Wikimedia Commons

Más del 60% de los elefantes asiáticos del mundo viven en la India, y a medida que su población humana se expande en las rutas migratorias, estos acceden a terrenos que los animales han usado durante siglos para alimentarse. De este choque surge el conflicto, y parece imposible una coexistencia pacífica.

El año pasado, según el diario Hindustan Times, un grupo de elefantes mataron a 29 personas en el distrito de Bankura. El número era tan alto que el gobierno comenzó a enviar alertas por mensaje de texto cada vez que había una concentración de elefantes en la zona. Según Times, además de matar personas, los elefantes que se adentran en el estado de Bengala Occidental habitualmente destruyen propiedades y dañan los cultivos.

Sin embargo, el fotógrafo culpa al gobierno indio por no hacer lo suficiente para remediar los conflictos entre humanos y paquidermos:

La ignorancia y la sed de sangre de las multitudes que atacan las manadas por diversión se complica por la difícil situación de aquellos que realmente sufren daños a la tierra, la vida y la propiedad por culpa de los elefantes errantes y la absoluta indiferencia del gobierno central y estatal para reconocer la crisis que tienen entre manos.

Sea como fuere, parece que el conflicto está lejos de encontrar una solución. Como dice Hazra, no sólo es un problema para el hombre, “para estos animales tan inteligentes y sociales, el infierno esta aquí y ahora”. [ScienceAlert]