De vez en cuando aparece una imagen o un vídeo tan irreales que inician un enconado debate en las redes sociales. El último de esos virales es un vine en el que un joven parece jugar a la pelota con su propio reflejo. La explicación es más simple de lo que parece y no tiene nada que ver con dimensiones alternativas.

Si arrojamos una pelota contra un espejo, esta rebota. Hasta ahí todo normal. Sin embargo, el vídeo de Kevin Parry está grabado con tanto ingenio que da la sensación de que la pelota atraviesa el espejo y es su propio reflejo el que la recoge y se la vuelve a lanzar. Este es el vídeo:

No falta quien cree que en realidad hay dos personas una a cada lado de una mesa central en el baño en que se ha rodado, pero la explicación más probable es la que ofrece Captain Disillusion.

Advertisement

La pelota se arroja contra el espejo de manera que rebota exactamente en el punto más alto del arco que describe su trayectoria (probablemente después de unas cuantas intentonas). Además, hay que grabar dos tomas. En una primera toma, la cámara apunta hacia abajo. En la segunda apunta hacia el reflejo del espejo.

Después, ambas se combinan y se elimina la imagen de la pelota que nos estorbe en cada imagen. Dada la brevedad del vídeo no es un proceso muy complicado, y el bueno de Kevin Parry ya ha dado muestras de sus conocimientos en manipulación digital en vídeos anteriores. Captain Disillusion incluso logra duplicar el truco después de unos intentos.

En definitiva, el vídeo de la pelota no es más que un ingenioso truco de ilusionista que combina un buen uso de la física con un poco de magia digital. Con todo, hay que reconocerle a Parry el mérito de haberse llevado Vine de calle con su espectáculo. No es fácil hacer un buen viral, y mucho menos repetirlo para demostrar que es un truco. [vía CaptainDisillusion]