Context 958. Dr. Chris Rynn, University of Dundee

Esto puede parecerse a una fotografía, pero la cara tan realista que nos mira fijamente pertenece a un hombre que murió hace más de 700 años. Los investigadores que realizaron esta increíble reconstrucción facial dicen que su trabajo está proporcionando nuevos detalles sobre la forma en que la gente común vivió en la Inglaterra medieval.

Este hombre del siglo XIII -conocido como “Context 958"- es uno de los aproximadamente 400 entierros encontrados y excavados bajo la Old Divinity School del St. John’s College en Cambridge, Inglaterra, entre el 2010 y el 2012. Durante la época medieval, este lugar fue el hogar del Hospital St. John, una institución benéfica creada para atender a los pobres y enfermos de la comunidad, una que durante siglos los enterraba posteriormente en un cementerio.

Reconstrucción facial de Context 958. Dr. Chris Rynn, University of Dundee

La reconstrucción de Context 958 es parte de un esfuerzo colaborativo entre la División de Arqueología de la Universidad de Cambridge y el Centro de Anatomía e Identificación Humana de la Universidad de Dundee. El proyecto, financiado por el proyecto de la fundación Wellcome Trust llamado “After the plague: health and history in medieval Cambridge”, es un esfuerzo por catalogar y analizar los entierros con la mayor profundidad y detalle posible.

Advertisement

Basado en un exhaustivo análisis de sus restos y del sitio donde fue enterrado, esto es lo que sabemos acerca de Context 958.

Tenía poco más de 40 años cuando murió. Su esqueleto mostraba signos de desgaste considerable, por lo que probablemente llevó una vida laboral dura. El esmalte de sus dientes dejó de crecer en dos ocasiones durante su juventud, lo que sugiere que probablemente vivió durante épocas de hambre o enfermedad cuando era joven. Los arqueólogos encontraron rastros de trauma por fuerza contundente infligido sobre la parte posterior de su cabeza, un golpe que curó antes de morir. Los investigadores no están seguros de lo que hizo para ganarse la vida, pero piensan que era de clase obrera y que se especializaba en algún tipo de comercio.

La doctora Dr. Sarah Inskip examina el esqueleto de Context 958. Laure Bonne

Context 958 comió una dieta diversa rica en carne o pescado, de acuerdo con un análisis de sus dientes. Su profesión puede haberle proporcionado más acceso a este tipo de alimentos que la mayoría de las personas promedio de la época. Su presencia en el hospital de caridad sugiere que el hombre pasó por tiempos difíciles sin nadie que cuidara de él.

Advertisement

Context 958 era probablemente un interno del hospital de St John, una institución caritativa que proporcionó comida y un lugar donde vivir para una docena de indigentes de la ciudad, algunos de los cuales estaban probablemente enfermos, otros eran viejos, pobres y no podían vivir solos”, señaló John Robb, profesor de la División de Arqueología de la Universidad de Cambridge en un comunicado.

Curiosamente, el hombre fue enterrado boca abajo, lo cual es raro pero no inaudito en entierros medievales. Robb y sus colegas están fascinados por Context 958 y aquellos como él. Su análisis muestra lo que era vivir como un hombre pobre de entonces.

La mayoría de los registros históricos se refieren a personas acomodadas y a sus transacciones financieras -cuánto menos dinero y propiedades tenías, menos probable es que alguien escribiera algo sobre usted”, dijo Robb. “Así que esqueletos como este son realmente nuestra oportunidad de aprender sobre cómo vivían los pobres comunes”.

Advertisement

Por supuesto, las reconstrucciones faciales son tan buenas como los datos en que se basan, en este caso un esqueleto altamente degradado. No podemos estar completamente seguros de que lo que vemos sea como Context 958 parecía. Pero por lo menos estamos reconstruyendo sus restos a la vida. El trabajo sobre otros esqueletos que se encuentran en el sitio continuará, ya que los investigadores están elaborando una especie de biografía de cada individuo estudiado. Es un homenaje apropiado a la gente normal cuya vida habría sido completamente olvidada. [University of Cambridge]