¿Llegas tarde a una cita y no aparece el autobús? La solución es sencilla en Bratislava. Con un simple palet con ruedas es posible aprovechar las vías del tranvía para desplazarse entre varios puntos de la ciudad.

Es lo que Tomáš Moravec lleva haciendo desde 2008. Ese año se dio cuenta de que la separación entre los dos carriles es un poco más estrecha que la media de los tranvías de centroeuropa, de sólo 435 milímetros. La medida es perfecta para un palet estándar europeo de madera. Sólo es necesario añadir las ruedas... y confiar en que la ruta sea cuesta abajo.

(via @josejacas)