La razón principal por la que los coches eléctricos son importantes tiene que ver con su impacto ambiental, además de reducir consumo de combustibles fósiles. Pero hay otro motivo por el que los coches y, sobre todo, los camiones eléctricos son una gran idea: son increíblemente rápidos.

El GIF sobre estas líneas es la única prueba que necesitas al respecto: la aceleración es un camión eléctrico es ridículamente superior a la de un camión tradicional. Los camiones de diésel y sus transmisiones de muchas velocidades hacen que sea un proceso complicado, largo y tedioso el acelerar desde el reposo, mientras que en el caso de los camiones eléctricos su aceleración es superior y similar a la de un coche tradicional.

Varias compañías están desarrollando coches eléctricos actualmente, aunque desde diferentes perspectivas. Una de ellas es Toyota, la cual desarrolló un sistema que crea energía electricidad mediante pilas de hidrógeno y no baterías tradicionales (como es el caso de Tesla). La compañía ya ha creado varios prototipos, y al ponerlos a prueba frente a camiones tradicionales a diésel salen victoriosos.

Tanto el camión a diésel como el camión eléctrico cuentan con un peso total (incluyendo su carga) de casi 16 toneladas. El camión de diésel, aunque puede producir prácticamente el mismo torque y velocidad que el eléctrico, tiene una rapidez de aceleración inferior debido a la manera en la que funciona su motor y su transmisión (estos camiones tienen hasta más de 18 velocidades diferentes en la caja de cambios o velocidades).

Advertisement

De esta forma en el futuro, una vez que los camiones eléctricos circulen nuestras ciudades, los otros conductores no solo tendremos que acostumbrarnos a sus grandes dimensiones, sino también a su nueva forma de acelerar, lo que cambiará drásticamente la forma en la que se desplazan por las autopistas.

Un adelanto del camión que desarrolla Tesla.

En cuanto a los coches eléctricos, sucede lo mismo: su aceleración puede ser increíblemente rápida, como es el caso del Tesla Model S y su capacidad de desplazarse de 0 a 100 kilómetros por hora en pocos segundos. No obstante, los coches a gasolina, gracias a sus dimensiones, están capacitados para igualar y superar a los coches eléctricos en cuanto a su rapidez. [vía Jalopnik]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.