Después de varias semanas tus amigos o tu pareja te convencen para ver de cerca un tiburón blanco. Es uno de esos tours en los que te encierran en una jaula de seguridad mientras el tiburón come cerca. De repente, pasa esto. ¿Qué puede ser peor? Fácil: que tu amigo lo grabe todo en formato vertical.