Crazy Horse. AP

Dakota del Sur es famosa por el Monte Rushmore. Sin embargo, muy cerca de allí se está llevando a cabo otra obra titánica. Una familia está construyendo desde hace 70 años un monumento a los indígenas norteamericanos. Cuando lo terminen, el Monte Rushmore será enano.

Crazy Horse. AP

Existen 27 kilómetros entre ambos monumentos. La obra en construcción: el líder de la tribu lakota, Crazy Horse, montado en un semental con el brazo y la mano estirada sobre la melena del caballo. Un personaje histórico que había luchado en la Gran Guerra Sioux contra el gobierno estadounidense por la propiedad de las Colinas Negras.

Escala modelo de la obra en construcción. AP

El autor del monumento que se espera que alcance los 171 metros de altura, el escultor Korczak Ziolkowski, lleva en ello junto a su familia desde 1948. Según contaba Ruth, la esposa del escultor:

Mi marido creyó que podíamos hacer cualquier cosa en este mundo, nada es imposible mientras estés dispuesto a trabajar con la fuerza suficiente y pagar un precio.

Crazy Horse. AP

Ruth supervisa desde entonces todos los aspectos del trabajo en el monumento. De hecho, ella y siete de sus hijos tomaron el proyecto después de la muerte de su marido en 1982. A finales de 1990, la cara de Crazy Horse apareció tallada en la montaña.

En la actualidad, la escultura hace uso de la alta tecnología. Un ingeniero utiliza un dispositivo de medición láser para trazar un punto en 3D en el lado de la cara del granito. Entonces la roca se trabaja sin necesidad de un martillo y un cincel, tan sólo con explosivos. Equipos de ingenieros y geólogos monitorean cuidadosamente cada explosión y ayudan a trazar el camino a seguir.

El ambicioso proyecto se paga a través de fondos privados administrados por una organización sin fines de lucro. También cuenta con críticos, entre ellos algunos nativos americanos que creen que el humilde Crazy Horse nunca hubiera querido su imagen tallada en una montaña sagrada.

Advertisement

Sea como fuere, el día que se termine el proyecto, los indígenas norteamericanos tendrán un monumento con el que mirar por encima a los mismísimos presidentes de los Estados Unidos. [BBC, Wikipedia]