Cuando miras una hoja de papel bajo luz azul, lo más probable es que no la veas azul sino blanca (como la verías a plena luz del día). Lo mismo ocurre con las fresas de esta foto. Parecen de color rojo, pero si te acercas al nivel de los píxeles solo verás distintas tonalidades de azul. ¿Cómo es posible?

Es posible porque nuestro cerebro tiene la capacidad de corregir el tono de color de los objetos en condiciones luminosas muy diferentes (aunque a veces se confunda, como ocurrió con aquel famoso vestido azul y negro).

Advertisement

Advertisement

Esta característica de la visión se conoce como “constancia del color” y permite que los objetos conserven una apariencia cromática constante aunque la fuente de luz cambie drásticamente. Así, sabremos identificar una manzana verde aunque la veamos al atardecer, con luz anaranjada.

En el ejemplo de las fresas (aquí otra imagen inspirada en la anterior), el cerebro ve que la luz cian predominante y corrige el tono de la foto para compensar la ausencia de rojo. Algo que seguimos teniendo que corregir manualmente en las cámaras fotográficas, el famoso balance de blancos.

Sponsored

Este diagrama explica cómo funciona la ilusión óptica de las fresas (creada por el doctor en psicología Akiyoshi Kitaoka) con otro ejemplo, un cartel que seguimos viendo rojo aunque sus píxeles se hayan pasado al gris:

La constancia del color es la enésima prueba de que nuestro cerebro puede hacer cosas increíbles, en tanto que la distribución espectral de la luz que rebota en una superficie y llega hasta el ojo puede variar muchísimo según la fuente de luz. [Matt Lieberman vía Santiago Campillo]