Ver cine de ciencia ficción a menudo necesita de una buena dosis de suspensión de la incredulidad. Cuando se le buscan las cosquillas al guión suelen aparecer incoherencias, pero esto es algo más. En Internet circula una teoría tan rara como seductora: En Jurassic Park no había dinosaurios.

Al principio, la teoría parece una de otras tantas diatribas científicas señalando los errores en la forma en la que el film de 1993 explica cómo se crearon los dinosaurios, pero el objetivo de esta idea desarrollada en Reddit no es señalar las incoherencias científicas, sino apuntar a que todo el parque era en realidad una farsa y que los monstruos que acosaron a sus primeros visitantes no eran dinosaurios.

Advertisement

En esencia, lo que dice la teoría es que no se puede reconstruir ADN de dinosaurio porque este sencillamente es inviable pasados tantos millones de años. Es mucho más sencillo (sin salirnos en ningún momento de la ficción) combinar ADN de especies actuales hasta lograr crear unas criaturas que se parecen a lo que el imaginario colectivo considera dinosaurios, pero que en realidad no lo son.

Las diferencias con la descripción taxonómica de cada especie, por ejemplo, son claras. Los velociraptores reales, por ejemplo, eran del tamaño de un mono, no de un caballo, y tenían plumas.

La teoría sostiene que Hammond era perfectamente consciente de que todo era un fraude, pero también de que el público general no sabe como son en realidad los dinosaurios. La visita de Ian Malcolm, Allan Grant y Ellie Sattler no tenía como objetivo determinar la seguridad del parque, sino comprobar si las aberraciones genéticas de Hammond eran creibles. Si dos paleontólogos y un matemático se lo creían, cualquiera podía hacerlo.

Advertisement

La teoría es solo eso, una teoría, pero es tan creíble que deberían hacer una secuela con ella. [vía Cracked]