Imagen: Michael Indresano Production

Cuando piensas en la pasta no sueles pensar en “ciencia”. Pero claro, nunca has gritado palabrotas mientras observabas a la pasta cambiar de forma con tus propios ojos.

Un equipo de científicos de MIT y la Syracuse University está trabajando en una solución para reducir los gastos de enviar y almacenar comida, un problema cotidiano, desde luego, pero también importante. Hay varias personas que necesitan guardar mucha comida en un espacio pequeño, como los excursionistas o los astronautas. Para ello, los científicos han creado un nuevo método de fabricación llamado “apetito transformativo”. Consiste en láminas hechas de un compuesto de gelatina y celulosa bidimensional que pueden asumir varias formas 3D al ser sumergidas en agua. Esperamos que puedan hacer lo mismo con la pasta de verdad en un futuro.

Puedes ver un vídeo del método aquí:

¿Por qué decidieron enfocarse en la pasta? Simplemente porque a las personas les encanta. “Las personas que aman la pasta son muy particulares sobre las diferentes formas”, le comentó Lining Yao, una autora del estudio, a Gizmodo. “Los libros te dicen qué salsa específica combina con cada forma de pasta y qué sensación crea en la boca y qué sabor produce. Se usan varios trucos para fabricar diferentes formas y crear experiencias culinarias únicas”.

Advertisement

Los primeros autores del estudio decidieron reunirse porque eran amantes de la comida y querían crear dumplings (llamados gyozas en España), dice Wen Wang, otro autor del estudio también de MIT. Luego vieron Star Wars: El despertar de la fuerza y se inspiraron cuando Rey hizo pan con solo polvo y agua. “Me pregunté si sería posible crear comida que cambiara de forma con manipular cómo esta absorbe el agua”, afirma Wang.

La habilidad de cambiar de forma se deriva de una característica fundamental de la comida, su absorción de agua, explica Yao. Los fideos aumentan en tamaño cuando se cocinan. No obstante, los diferentes componentes de la pasta (los carbohidratos, las proteínas y la celulosa) crecen de forma diferente. Así que los investigadores separaron los componentes y luego los unieron de nuevo en capas usando la serigrafía. Las diferentes tasas de absorción causaron que la comida se doblara de forma diferente.

Advertisement

Esto, combinado con la interfaz de simulación construido por otros autores del estudio, Ten Zhang y Chin-Yi Cheng, le proporcionó a los investigadores un sistema con el cual podían diseñar todo tipo de láminas y formas con solo unos clicks y una impresora especializada. El equipo presentó su trabajo este mes en la conferencia de la Asociación de los Sistemas Informáticos (ACM).

Hay ciertos inconvenientes al método en esta fase de desarrollo. Wang y Yao me dijeron que su invento no produce fideos todavía, sino un compuesto de gelatina y celulosa. Falta mucho para que el equipo fabrique pasta de verdad. Si algo sabemos de la ciencia, es que los científicos se centran en la textura primero y dejan el sabor para el final. Casi todos los científicos de alimentos (desde personas trabajando en crear queso crema a los que trabajan en la carne sintética) me dijeron esto. El próximo desafío será lograr que esta comida tenga el sabor de pasta que todos conocemos.

[MIT]