Un caza F/A-18 Super Hornet persiguiendo y grabando un misil Tomahawk según impacta en un objetivo en movimiento. Son las impresionantes imágenes grabadas desde un caza para probar la capacidad reciente de los Tomahawk de recibir actualizaciones de su objetivo en pleno vuelo para variar su ruta.

La prueba que ves en el vídeo debajo se realizó lanzando varios Tactical Tomahawk Block IV desde el buque USS Kidd de la marina estadounidense, un destructor de la clase Arleigh Burke. El misil impacta sobre un objetivo en movimiento con una precisión milimétrica. Lo complejo de la maniobra es que se puede modificar en cualquier momento la ruta del misil enviando una actualización de datos a través de satélite o de un dron como el MQ-4C Triton.

El Tactical Tomahawk Block IV es un arma "conectada". El misil no solo puede recibir actualizaciones en pleno vuelo entre el lanzamiento y la llegada a su objetivo, también puede ordenársele rodear un enemigo inesperado (radar, avión, construcción...) para acabar llegando a su objetivo inicial por otra ruta completamente diferente.

Advertisement

Drones como el MQ-4C Triton debajo pueden rastrear la zona enemiga a decenas de kilómetros de altura, enviar a los buques coordenadas del objetivo y estos, lanzar los misiles. En pleno vuelo, los drones pueden transmitir nuevas coordenadas si el objetivo se ha movido, de forma que los Tomahawk variarán también su ruta sin problema. Es el futuro, o más bien ya presente, de la guerra. [vía Foxtrot Alpha]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)