Imagen: Brooke L. Bessesen, Gary J. Galbreath/ZooKeys.

Una nueva especie de serpiente acuática ha sido descubierta en las playas de Costa Rica, la cual tiene una forma única al cazar que nunca había sido observada en reptiles acuáticos. La víbora se cuelga de una superficie manteniendo una forma de resorte en espira, y se deja caer sobre peces mientras nadan en el agua sin sospechar que hay un depredador al acecho.

Como mencionan en la revista científica ZooKeys, la serpiente marina se alimenta de peces pequeños mientras cuelga boca abajo con forma de espiral, ubicándose exactamente sobre la superficie del agua en las noches y dejándose caer sobre su presa. Esta es una de las varias formas en las que se diferencia de la especie a la que más se asemeja, el Hydriphis Platurus, una serpiente marina de color amarillo que vive en aguas frías. Los investigadores que llevaron a cabo el estudio, Brooke Bessesen del zoológico de Phoenix y Gary Galbreath de la Universidad del Noroeste de los Estados Unidos, aseguran que esta nueva especie podría pertenecer a un nuevo tipo de serpiente acuática, pero por ahora solo pueden designarla como una subespecie, llamada Hydrophis Platurus Xanthos.

Imagen: Brooke L. Bessesen, Gary J. Galbreath/ZooKeys

Esta serpiente de medio metro de largo vive en las aguas cálidas de Golfo Dulce en Costa Rica, y ha tenido que adaptarse a las duras condiciones de la región. Las temperaturas en la zona pueden alcanzar los 32,6 grados Celsius, cerca del límite de lo que las serpientes pueden soportar. Además, estas aguas pueden volverse anóxicas, dado que el oxígeno cae a niveles demasiado bajos (las serpientes marinas obtienen oxígeno del agua a través de su piel, lo que quiere decir que el agua anóxica puede ocasionar que se sofoquen).

Advertisement

No obstante, como lo señala el nuevo estudio, las H. Platurus Xanthos han evolucionado para poder sobrevivir en estas aguas. Además de su técnica única de emboscada al azar (la serpiente también caza peces que se encuentran en la superficie marina, pero no se colocan en la posición de espiral para ello), esta víbora es más pequeña que su especie madre y presenta un color amarillo uniforme a través de todo su cuerpo (la Hydrophis Platurus tiene marcas en blanco y amarillo). Su color más claro podría ayudarle al regular la temperatura y estar más fresca y el hecho de que caza de noche le permite evitar las elevadas temperaturas del día. Estos animales pasan la mayor parte de sus vidas a una profundidad de entre 20 y 50 metros, donde es mucho más frío.

Bessesen y Galbreath basaron su estudio en una serie de observaciones que realizaron de 154 especímenes diferentes (123 libres y 21 en museos), desde el año 2010 al 2017. Lamentablemente estas serpientes, aunque acaban de ser descubiertas, están en peligro de extinción. Su territorio se limita a apenas 320 kilómetros cuadrados en una zona desprotegida. Los coleccionistas han comenzado a robarse al animal y el cambio climático amenaza con hacer que el agua del océano se caliente demasiado como para que no puedan sobrevivir.

“Con suerte esta población mundial podrá continuar siendo un sujeto de estudio y observación tanto para los científicos como para los grupos conservacionistas en el futuro”, son los deseos que manifestaron los autores en un comunicado de prensa. [ZooKeys]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.