Mitad moneda, mitad afilada cuchilla en su intenrior. No puede liberar de unas esposas, pero sí cortar cuerdas, sogas, plásticos rígidos y básicamente cualquier material no metálico. Todo gracias a una cuchilla ingeniosamente escondida en su interior. Pensado solo para su uso por militares o espías, es el tipo de artilugio que le vendría perfecto a 007 en su próxima película. Solo vale 39 dólares aunque, eso sí, no pasaría desapercibido en un detector de metales. Menos mal. [Shomer-Tec]