Los suramericanos tenemos otro protagonistas de nuestras pesadillas. Este tipo de roedor está cubierto no por pelambre, sino por púas. Sí, ratas con púas, y de gran tamaño. Dudo que haya algún gato doméstico que lo detenga.

El Hoplomys gymnurus, mejor conocido como Güira, es un roedor que habita en las zonas de selva húmeda tropical. Normalmente se encuentra en países como Honduras, Costa Rica, Colombia, Ecuador, Nicaragua y Panamá, y aunque vive cerca de arroyos, donde hace sus madrigueras, puede ser el motivo de las pesadillas de cualquier persona que viva en la ciudad. Es decir, vamos... ¡que es una rata con púas!

Advertisement

La verdad es que es un animal fascinante que por muchos años ha maravillado a la comunidad científica. Durante el primer mes de su vida parece una rata común y corriente, incluso un poco más pequeña, pero luego su pelambre empieza a cambiar, haciéndose cada vez más sólido y puntiagudo; al principio se ve como si se hubiese mojado en la lluvia el roedor (así como se ven los perros mojados, por ejemplo), pero luego claramente lo que parecía pelambre se convierte en púa, uno de los métodos de defensas más efectivos de la naturaleza.

Más que ligado a las ratas, este roedor tiene entre sus antepasados al mismo linaje del puerco espín, y esto no nos extraña nada. Si te atemorizaban las ratas por sus grandes dientes, quizás pienses distinto de ellas al ver a estas ratas acorazadas. [vía io9]

Imagen: ZeWestler / Wikimedia Commons

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)