La imagen sobre estas líneas tiene todo el aspecto del típico montaje fotográfico promocional, pero no es así. Es una imagen real tomada en el lago Baikal, en Rusia. Los fotógrafos Dmitriy Christoprudov y Nikolay Kykov explican cómo lograron convertir la superficie del hielo en este onírico paisaje alienígena.

La idea de Christoprudov y Kykov era sencilla. Buscaban crear una luz ambiental iluminando el lago desde abajo. Ambos fotógrafos ni siquiera sabían si los focos que iban a utilizar serían suficientes, porque la superficie helada del lago Baikal tenía un metro de espesor al momento de tomar la foto. La perforadora de mano que contrataron no fue suficiente, y tuvieron que ensanchar el agujero en el hielo con ayuda de unos pescadores locales.

El toque final a esta extraordinaria foto lo ponen las horas que el equipo tuvo que pasar puliendo la superficie del hielo. Las líneas luminosas que atraviesan el suelo son naturales. Las produce el reflejo de la luz a través de las grietas del propio hielo. La fotografía pertenece a una campaña de publicidad local para el Chevrolet Cruze. [Nikolay Kykov vía English Russia]

Fotos: Dmitriy Christoprudov y Nikolay Kykov