Imagen: AP

¿Te has preguntado alguna vez por la cantidad de agentes “externos” que conviven en el agua del grifo? Dependiendo del lugar, es posible que las autoridades hayan alertado de que no se debe beber. Sin embargo, el problema llega cuando hay luz verde o, peor aún, cuando no hay otra posibilidad.

En esos casos, la mayoría de las personas tiene un problema añadido: la desinformación. Sin datos que indiquen el nivel de peligrosidad están en manos de la suerte. Esta es precisamente la lucha que está llevando a cabo desde hace años la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos.

Advertisement

La agencia trata de imponer límites a la cantidad de sustancias químicas nocivas permitidas en el agua del grifo. ¿El problema? Que a veces estas regulaciones no son suficientes. De hecho, en muchas partes del país los estadounidenses están bebiendo agua que es capaz de pasar las pruebas legales, pero que todavía podría representar una amenaza para la salud.

Imagen: Wikimedia Commons

Por suerte, el control de los niveles locales de contaminación del agua es, actualmente, una tarea sencilla para cualquier persona con acceso Internet. Es aquí donde aparece la base de datos de Environmental Working Group, una organización de salud ambiental sin ánimo de lucro que provee al público con información sobre la calidad del agua en 50.000 servicios públicos alrededor del país.

Advertisement

En la web, se pueden buscar instalaciones de agua locales por estado o código postal. Una vez que encontrada la zona, el usuario se puede dirigir a una lista de productos químicos que exceden los límites establecidos por los profesionales de la salud.

Contaminantes comunes como el cloroformo, los nitratos y el ácido tricloroacético, todos químicos que se encuentran en el agua del grifo, aumentan el riesgo de cáncer en todo aquel que lo beba si están expuestos a ellos durante períodos prolongados. Además, cada informe también incluye las sustancias químicas que están presentes en el suministro de agua, pero que se ajustan a las directrices de salud recomendadas.

Una suerte de web, ya que la herramienta es la única base de datos completa y accesible de su tipo. A principios del 2017 el sitio fue actualizado por primera vez en ocho años con información recopilada entre 2010 y 2015. Aunque no fuera así, no importaría demasiado. La labor es tremendamente valiosa para todas las personas que dependen de esta base de datos para el agua potable .

Pensemos que sólo en Estados Unidos hay un gran número de personas que viven en barrios donde los niveles de contaminación tienden a ser muy altos. Además, identificar los productos químicos no deseados en el agua también puede ayudar a buscar soluciones como los purificadores caseros o filtros. [Fast Company]