No sirvió de nada que Kaspersky ofreciera su código fuente para demostrar que no estaba vinculada al Kremlin. Estados Unidos acaba de prohibir el uso de software de seguridad desarrollado por la compañía rusa por las preocupaciones de que participe en actividades de ciberespionaje patrocinadas por el Estado.

Elaine Duke, la secretaria interina del Departamento de Seguridad Nacional, ha ordenado a las agencias federales que excluyan de sus redes cualquier producto de Kaspersky Lab y les ha dado una fecha límite para hacerlo. Según publica el Washington Post, los funcionarios no están autorizados a hablar públicamente de la decisión, pero algunos aseguran de forma anónima que esta responde a las sospechas de que la empresa tiene conexiones con el gobierno de Rusia.

Advertisement

La directiva llega semanas después de que conociéramos nuevos detalles sobre una operación sin precedentes del Kremlin para interferir en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, consiguiendo tirar las redes del Comité Nacional Demócrata, manipular el sistema de voto estadounidense y filtrar información perjudicial para Hillary Clinton.

Eugene Kaspersky, CEO de Kaspersky Lab, dijo en julio que su empresa nunca había cedido a demandas externas de la inteligencia rusa. “Kaspersky Lab no tiene vínculos con ningún gobierno, y la compañía nunca ha ayudado, ni ayudará, a ningún gobierno del mundo en sus esfuerzos por acciones de ciberespionaje”, insistió. Al menos seis agencias de la administración federal estadounidense usan software de Kaspersky.

[The Washington Post]