Imagen: Wikimedia Commons

El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos prohibirá el uso y el transporte de ordenadores portátiles en las cabinas de todos los vuelos que lleguen al país desde Europa, según han confirmado oficiales europeos al Daily Beast. También en vuelos que solo hagan escala en Estados Unidos.

El gobierno estadounidense ya había prohibido los dispositivos electrónicos en vuelos que viajan desde países musulmanes, y hasta diez aeropuertos están teniendo que obligar a sus pasajeros a almacenar portátiles y tablets en las bodegas de los aviones, junto con el equipaje facturado.

Advertisement

Esta prohibición temporal se basa en el temor de que los terroristas hayan aprendido a convertir los ordenadores portátiles en potentes bombas. Según la inteligencia reunida durante una redada contra Al Qaeda en Yemen, los fabricantes de bombas habrían logrado insertar en las baterías de litio un dispositivo explosivo lo suficientemente potente para derribar un avión.

Advertisement

El Daily Beast asegura que el anuncio podría producirse este jueves, pero el Departamento de Seguridad Nacional dice que no lo han decidido aún:

No se han tomado decisiones finales sobre la ampliación de la restricción de los grandes dispositivos electrónicos en las cabinas de los aviones; sin embargo, está bajo consideración. El DHS continúa evaluando la amenaza y hará los cambios cuando sea necesario para mantener a los viajeros aéreos seguros.

Pero llenar las bodegas de los aviones de ordenadores portátiles también podría suponer un riesgo. Solo en 2016, la Administración Federal de Aviación registró 33 incendios causados por las baterías de dispositivos electrónicos; tres de ellos eran portátiles y dos eran tablets.

Advertisement

[The Daily Beast]

Actualización (18/5):

Estados Unidos habría descartado “por ahora” la prohibición de los portátiles en vuelos provenientes de Europa, según publica la agencia AP citando a una fuente que ha participado en estas conversaciones. Los oficiales volverían a reunirse la próxima semana en Washington para evaluar más a fondo los riesgos y buscar nuevas soluciones para proteger a los pasajeros aéreos de un posible ataque terrorista.