Los mamuts lanudos se extinguieron hace 10.000 años, pero seguimos aprendiendo mucho sobre ellos gracias a los restos que se han hallado en buen estado (vivían en climas fríos y el hielo ha facilitado su conservación). El último descubrimiento de los paleontólogos acerca un poco más la posibilidad de clonar un mamut.

Hace 39.000 años, una cría de mamut lanudo de entre 6 y 9 años se rompió una pata mientras la perseguían unos leones. Los humanos primitivos de Siberia la encontraron, le extrajeron la carne y la enterraron en el hielo. Gracias a esto pudimos encontrar a Yuka en un estado excepcional, con la trompa casi entera y buena parte de su pelaje pelirrojo. Pero lo más interesante es que tenía el cerebro prácticamente intacto.

Advertisement

Advertisement

El número de este mes de la revista Journal of Comparative Neurology publica un estudio revelador sobre el cerebro de los mamuts. Un equipo de científicos de la Academia de Ciencias de Yakutia (en Siberia) comparó el cerebro de Yuka con el de los elefantes africanos actuales. ¿El resultado? Son idénticos:

En general, el cerebro del espécimen de mamut lanudo examinado, que se estima que tenía un peso de entre 4,230 y 4,340 gramos, demostró tener la forma, el tamaño y la estructura general típica observada en los elefantes actuales. Análisis comparativos de diversas características del cerebro, como la amígdala, el cuerpo calloso, el cerebelo y el índice cefálico, indican que el cerebro del mamut lanudo examinado tiene muchas similitudes con el de los elefantes africanos modernos.

Realizamos una tomografía en nuestros tests y nos dimos cuenta de que eran idénticos. Esto prueba que la evolución del cerebro es muy conservadoraexplica Albert Protopopov, uno de los autores del estudio. La cercanía evolutiva entre el mamut y el elefante son buenas noticias para la clonación del primero, en la que ya trabajan varios laboratorios.

Cómo clonar a un mamut

Hay dos maneras de traer a la vida a un mamut. La primera es el método que usamos para clonar a la oveja Dolly: introducir el núcleo de un mamut en un embrión de elefante, implantarlo en el útero de una elefanta y esperar que dé a luz a un mamut. Para ello tendríamos que encontrar células intactas en los mamuts que aparecen en las excavaciones, que contengan un genoma viable.

Sponsored

Yuka no es el primer ejemplar de mamut hallado en buen estado. En 2013 encontraron un mamut sangrante en Siberia (el hecho de que su sangre se conservase líquida disparó las sospechas de que los mamuts tenían algún factor anticongelante en su sistema circulatorio). Sin embargo, estas criaturas murieron hace miles de años y su ADN ha empezado a degradarse. “La probabilidad de encontrar un genoma de mamut completo y viable es esencialmente cerovaticina el biólogo molecular Michael Hofreiter.

La otra opción es reconstruir un mamut a través de un elefante. O visto de otra forma, crear elefantes transgénicos para que se conviertan en mamuts. Al disponer de ADN de mamut en relativamente buen estado, los científicos pueden dibujar un mapa del genoma del animal y utilizarlo como guía para introducir genes de mamut en un embrión de elefante.

En Harvard hablaban hace apenas unos meses de insertar genes de mamut en buen estado en ADN de elefante. “Tenemos ya células completamente funcionales de elefante con ADN de mamut” sorprendía George Church, profesor de genética en la prestigiosa universidad. En esa misma entrevista decían que ya habían reemplazado 14 genes con éxito. Gen a gen pueden cambiar un embrión para que una elefanta se quede embarazada de un mamut.

Esta técnica no está exenta de problemas. El genoma de un mamut tiene 4.000 millones de bases de ADN y el tamaño máximo de ADN que se puede agregar es de aproximadamente 1 millón de bases, así que para crear un mamut habría que repetir el proceso 4.000 veces sin errores. Por eso los científicos se centran en los genes más diferenciadores del mamut respecto al elefante, los relacionados con la resistencia al frío, el crecimiento del pelo, el tamaño de las orejas, la grasa subcutánea y la hemoglobina (por ese factor anticongelante).

Advertisement

También podrían existir diferencias entre las proteínas de un elefante y un mamut que hagan inviable la clonación. Sin embargo, el descubrimiento de que el cerebro de ambos animales apenas tiene diferencias evolutivas no ha hecho más que acercarnos a esa posibilidad: la de traer al mamut lanudo de vuelta a la vida a partir del genoma del elefante. Otro tema son las implicaciones éticas.

Imágenes: Shutterstock

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)