Aparte del sensor de huellas dactilares y del procesador Apple A7, el otro campo donde más cambios ha introducido Apple es en la cámara del iPhone 5S. Aún manteniendo sus 8 megapíxeles de resolución, el ojo del smartphone sabe hacer trucos nuevos. Son estos:

True Tone Flash

El primer cambio es relativo al flash, que ahora integra dos LED, uno blanco y el otro ambar. El software de la cámara combina la luminosidad de ambos en función de la imagen a tomar. El nuevo flash permite así alterar la temperatura de color de la luz hasta en 1.000 grados diferentes.

Sensor mejorado

Decíamos que el sensor de la cámara del iPhone 5S mantenía los 8 megapíxeles del actual, pero ahora es más grande. Según Apple mide 1,5 micrómetros o micras. Es un tamaño un poco mayor que el sensor de móviles como los Nokia Lumia 925 y se supone que permitirá captar más luz en cada pixel.

Advertisement

La apertura también ha mejorado, pasando de f/2,4 a f/2,2. Apple también asegura haber doblado la velocidad de enfoque, que no era nada mala en el iPhone 5. Según la compañía, el enfoque de la cámara del nuevo iPhone equivale en calidad a una réflex, aunque esto nos suena más a slogan de marketing que a realidad.

En lo que a vídeo respecta, la nueva cámara sigue siendo capaz de grabar en Full HD 1080p, y ahora, además, puede hacerlo en alta velocidad, capturando 120 fotogramas por segundo a una resolución de 1280 x 720 píxeles.

La aplicación de cámara

Los últimos cambios se encuentran en la propia aplicación de cámara. El modo panorama se ha ampliado hasta los 28 megapíxeles en una sola imagen, mientras que ahora existe un modo ráfaga muy competente.

Advertisement

¿Es mejor la cámara del iPhone que la de otros terminales ahí fuera como el Nokia Lumia 1020, el HTC One o el Sony Xperia Z1? Si atendemos a las cifras probablemente no. Apple ha puesto al día una cámara que ya era fantástica, pero el nivel está muy a la par. Habrá que probar todas las cámaras muy a fondo para tener una respuesta.