Hace unas semanas os ofrecíamos el comienzo de uno de los locos experimentos de Colin Furze. Esta entrañable inventor chiflado británico se propuso hacer una versión del gancho de escalada que aparece en el último Assasin’s Creed que funcionara de verdad. Pues bien, lo ha conseguido.

No solo eso. Furze ha añadido al espectáculo la tradicional daga retráctil que los protagonistas del juego llevan escondida bajo la manga. Ambos dispositivos no son precisamente fáciles de hacer. Su creador ha puesto todos sus conocimientos sobre mecánica, dispositivos alimentados por gas y física en el asador, pero el resultado ha merecido la pena.

Advertisement

Advertisement

Las réplicas de Furze no son idénticas a las que aparecen en el videojuego pero, ¡hey!, funcionan. En este vídeo podéis verle disfrutando como un niño de sus nuevos y peligrosos juguetes. Maestro. [Colin Furze vía Sploid]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)