La piel de animales está considerada un lujo por algunos y una atrocidad por otros aunque, en este caso, no sabemos muy bien como calificar este abrigo. Cuesta casi 3.000 euros y está amorosamente confeccionado a mano con más de un millón de pelos extraídos de pecho de macho de la especie humana.

La razón de tan laborioso despropósito es promocionar una bebida de chocolate. La compañía británica de lacteos Arla es la que ha encargado la confección de esta inusual prenda. La lógica del asunto parece estar en que las modas actuales están privando a los hombres de su masculinidad. El abrigo es un figurado y desesperado grito de protesta de Arla ante la emasculación social de los hombres.

¿Dónde encaja exactamente el batido de chocolate en esta ecuación? No lo sabemos. Supongo que los hombres también tenemos derecho a pedir un batido de chocolate con Licor 43 sin que nos miren raro o algo así. Por quedarnos con algo, nos quedamos con la mirada de la modelo de la foto, que es otra obra de arte sujeta a múltiples interpretaciones. [Metro via Oddity Central]