Los quitones, o cucarachas de mar son un género de pequeños moluscos marinos que se sujetan a las rocas. Aunque a primera vista no tienen ojos, en realidad tienen miles de ellos. Estos ojos diminutos repartido y la coraza que los protege son la clave de nuevos materiales para fotografía.

Las placas del caparazón de los quitones están formadas de un material quitinoso extremadamente duro que los protege de depredadores. En algunas subespecies, estas placas están sembradas de miles de diminutos ojos funcionales que sirven al molusco para detectar movimiento a su alrededor y aferrarse con fuerza a la roca.

La coraza que recubre estos ojos es semitransparente, y un grupo de investigadores ha logrado determinar cómo fabrica la criatura esta variante del mismo material que forma el resto de su caparazón.

Advertisement

Exámenes mediante microscopios de alta definición, rayos X y modelos 3D han permitido encontrar diferencias en la estructura del caparazón. Normalmente, la coraza está formada de cristales que se agrupan de forma desordenada.

Sin embargo, en los lugares donde hay ojos, estos cristales se vuelven más grandes y se alienan para formar lentes que dejan pasar la luz. El descubrimiento es interesante para la creación de nuevos materiales para sensores, lentes o cámaras que tengan que trabajar en entornos difíciles. [vía Science]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)