Suena un poco absurdo, pero este anuncio de Northrop Grumman podría haber revelado a propósito las líneas de su prototipo secreto para el proyecto LRS-B. Si es cierto, lo que hay bajo esa tela podría convertirse en el próximo bombardero invisible de la fuerza aérea estadounidense.

La historia es la siguiente: el proyecto LRS-B (Long Range Strike-Bomber) es un programa de la fuerza aérea estadounidense para dotarse de un moderno bombardero de largo alcance que ya está en su fase final. Los competidores son Northrop Grumman y Boeing-Lockheed, y ambas compañías se juegan mucho dinero, así que no sería de extrañar que NG haya apostado por mostrar al mundo las líneas de su prototipo final en un anuncio con un estilo no muy lejano a los anuncios de coches. Este es el spot.

El avión tapado aparece precedido del bombardero experimental Northrop YB-35, de un bombardero estratégico furtivo B-2 Spirit, y del espectacular dron de ataque X-47B. El prototipo podría ser la versión más pulida del concepto artístico que veis bajo estas líneas.

Solo con este curriculum, Northrop Grumman tiene ya muchas papeletas para adjudicarse la construcción de este nuevo bombardero estratégico furtivo, pero no hay que echar en saco roto la capacidad de su rival. Boeing-Lockheed ha desarrollado su propia propuesta, cuyo aspecto proviene de conceptos desarrollados desde los 80 como el P-175 Polecat. El aspecto del prototipo de Boeing es algo aproximado a este render:

El año pasado, la fuerza aérea estaba acondicionando uno de los hangares más grandes de la mítica Área 51, en el desierto de Nevada. En abril del mismo año ya se produjeron varios avistamientos en Texas de aviones cuyo perfil no coincide con los bombarderos y cazas conocidos (foto bajo estas líneas).

Es muy probable que ambos competidores estén probando a fondo sus prototipos de cara a la fase final del programa LRS-B. El ganador se dará a conocer a finales de este mismo año. Sea uno u otro, estos aviones son bastante más que meros bombarderos. Aunque las especificaciones técnicas solicitadas por la fuerza aérea son secretas, se cree que serán auténticos nodos de comunicaciones con alas, así como naves de reconocimiento y guerra electrónica. Los indicios apuntan a que su carga de bombas (y por tanto su tamaño) también es menor.

Advertisement

Es muy probable, teniendo en cuenta los avances en aviones autónomos, que este bombardero sea el último avión tripulado de su clase que encarga el ejército estadounidense. El fin de una era. [vía Foxtrot Alpha]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)