¿Te imaginas poder controlar cualquier dispositivo mediante gestos como si estuviera conectado un sensor tipo Kinect o a un Leap Motion Controller? Ese futuro está un poco más cerca gracias a un diminuto sensor llamado AllSee. Y lo mejor es que AllSee no necesita baterías para funcionar, y fabricarlo cuesta más o menos un dólar.

AllSee es obra de un equipo de científicos computacionales de la Universidad de Washington. El chip se alimenta de las señales inalámbricas que nos rodean, como las redes WiFi o las de televisión. Este avance no es nuevo. La propia Universidad de Washington presentó el año pasado unas antenas capaces de comunicarse solo con la energía que reciben de las ondas electromagnéticas.

Lo nuevo de este sensor es que no utiliza ninguna cámara para detectar nuestros movimientos, sino las propias alteraciones que provocamos en las ondas a nuestro alrededor, como cuando desplazamos el agua al movernos dentro de una piscina. AllSee incluso funciona sin tener línea de visión directa.

Advertisement

Este fascinante dispositivo aún está en desarrollo pero, una vez ajusten su funcionamiento, sugiere un futuro muy prometedor en este tipo de interfaces. Os dejamos con un vídeo de cómo detecta diferentes gestos en un smartphone. [Universidad de Washington vía GigaOM]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)