Bienvenidos a Fairbanks, Alaska, donde las temperaturas pueden bajar hasta los 59 grados bajo cero en los peores días de invierno. En esas condiciones, el aeropuerto de la ciudad se enfrenta a un problema diario: las pistas se cubren de una gruesa y dura capa de hielo, y solo hay una máquina que pueda con ello. La llaman El Yeti.

El Yeti es una máquina trituradora de hielo única en su clase. Existen otros tractores equipados con rodillos dentados para romper el hielo que se forma sobre el asfalto, pero Fairbanks se ríe de ellos. La ciudad más fría de Estados Unidos no es fría solo en invierno. Las temperaturas en los mejores meses de verano están entre 10 y 21 grados. El resto del año oscilan entre los -20 y los -32 grados celsius.

A esas temperaturas las precipitaciones de nieve se endurecen de tal manera que las trituradoras normales solo arañan la superficie del hielo. Ahí es donde entra el Yeti.

El vehículo es una creación de John Frison, especialista en maquinaria pesada del aeropuerto de Fairbanks. Lo que hizo este ingeniero es reemplazar los rodillos de una trituradora comercial por otros en los que los dientes del rodillo están más separados. De esta forma ejercen más presión sobre el hielo y logran romperlo Una segunda hilera de rodillos se asegura de fragmentar el hielo totalmente para que un quitanieves equipado con una pala pueda apartarlo de la pista.

El Yeti es capaz de limpiar entre 5 y 10 km de pistas por hora. En los días más fríos, esta espectacular creación es lo único que mantiene al aeropuerto de Fairbanks en funcionamiento. [vía Science Channel]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.