La semana pasada, el ingeniero Samvir Thandi demostró el funcionamiento de un pequeño coche que alcanzaba los 458 kilómetros por hora. El experimento, tiene su mérito, pero no deja de ser un motor de cohete con ruedas que no se podía controlar. El RC Bullet sí que es el prototipo de un auténtico coche de radiocontrol. Si parpadeas no lo verás pasar.

El vehículo es obra del entusiasta del radiocontrol Nick Case, se mueve gracias a un motor eléctrico, y cuenta con un sistema de dirección como el de cualquier modelo a escala que se precie, aunque dudamos de que sea muy maniobrable a esas velocidades. En el mejor test, este bólido en miniatura ha superado la increíble velocidad de 302 kilómetros por hora. Os dejamos con el vídeo de la prueba. [vía Autoblog]