Mientras Jeff Bezos encuentra una manera de llevar a la práctica su idea de entregar paquetes mediante drones, la compañía israelí Tactical Robotics ultima los preparativos para que su AirMule comience a probarse sobre el terreno. Se trata de un dron de transporte aéreo pensado para evacuar heridos en zonas de guerra o para transportar suministros.

Con un cierto aire al Batwing de la película The Dark Night Rises, este vehículo es capaz de despegar y aterrizar en vertical en lugares muy estrechos ya que sus rotores están integrados en el chasis y no al aire, como los de un helicóptero convencional. Esta característica hace que su nivel de ruido también sea algo menor que el de un helicóptero.

El AirMule mide más de seis metros de largo y 3,5 metros de alto. Su peso total (sin carga) es de 770 kilos, y sus dos turbinas tienen un diámetro de 180 centímetros. El vehículo es capaz de alcanzar una altura máxima de 3.658 metros, y la nada despreciable velocidad de 180 kilómetros por hora cargado con 640 kilos. Su autonomía es de cinco horas de vuelo.

Airmule no tiene cabina de piloto. El vehículo se controla de forma remota. También es capaz de volar solo gracias a una batería se sensores, GPS, y a un cerebro de vuelo similar al de otros drones militares. Tactical Robotics ya ha terminado los primeros vuelos experimentales con éxito. El próximo paso será poner a prueba Airmule en misiones reales. Si no hay problemas, este dron de transporte estará disponible a finales de 2014. Os dejamos con un vídeo en el que se le puede ver en funcionamiento. [Tactical Robotics vía Gizmag]