Usar drones para tomar fotografías o grabar vídeos no es nada fuera de lo común pero estos vehículos autónomos pronto podrían jugar un nuevo papel en el mundo de la imagen. Investigadores del MIT y la universidad de Cornell han creado un prototipo de un dron que funciona como asistente de fotografía en el laboratorio. El dron es en realidad un foco de luz móvil que puede ajustarse de forma sencilla.

Basta con especificar el ángulo y la intensidad que se quiere sobre el modelo u objeto que se está fotografiando y el vehículo volará hasta la posición idónea para lograr el efecto de luz deseado.

Advertisement

Para los fotógrafos un sistema como éste ofrece muchas ventajas. Los focos de un estudio suelen ser difíciles de ajustar y hay ángulos complicados de conseguir si no se tiene el equipo adecuado. Cualquier pequeño cambio en la posición del modelo, además, altera la apariencia de la foto. Con focos de luz convencionales hay que reajustar pero estos drones serán capaces de corregir automáticamente su posición para ofrecer la misma iluminación. [vía MIT News]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)