No, esto no es vómito.

El motor de los coches se parece bastante a nosotros, dado que también puede ser bastante quisquilloso en cuanto a qué fluidos van en qué parte. De la misma forma que te volverías loco si sucediera algo como que tus lagrimales se llenaran de orina o sangre, tu motor tampoco quiere que el líquido limpiaparabrisas llegue a donde debería ir solamente aceite. Y esto es justamente lo que le ha sucedido a este pobre y asqueroso Mini.

Estas fotos llegan desde el Club BMW Région Centre, un grupo de Facebook francés de fanáticos de BMW. En ellas podemos ver el resultado asqueroso de que suceda algo así. Debajo de la tapa de las válvulas podemos ver algo que parece una masa de frijoles refritos:

Y si damos un vistazo a donde se debería encontrar el depósito de aceite, nos encontramos con lo que parecen ser estalactitas de guacamole:

La culpa de que el motor de este Mini se haya convertido en un extraño plato mecánico salido de un Taco Bell fue de su propietario, quien por error vertió cinco litros de líquido limpiaparabrisas en donde se debe colocar el aceite del motor.

Advertisement

Después de hacerlo, según la descripción de la foto, condujo con el motor lleno de líquido limpiaparabrisas durante unos 10 minutos, antes de regresar al sitio en el que compró este líquido para quejarse de que salía mucho humo de color azul del escape de su coche.

Ese tiempo fue suficiente para que el líquido limpiaparabrisas se convirtiera en una especie de espuma que, al mezclarse con el aceite en la caja del cigüeñal, formó ese extraño merengue de color marrón y verde que vemos en las fotos.

Tengo una teoría acerca de por qué vemos la masa marrón en la parte superior y la verde en el depósito de aceite de la parte inferior: el líquido limpiaparabrisas (en su mayoría compuesto por agua, alcohol y colorante azul) se estancó en el fondo, mientras que el aceite subió, de la misma forma que sucedería si viertes agua y aceite en un vaso. Esto explicaría la diferencia de colores en la parte superior e inferior.

Advertisement

Imagino que toda esa masa ofreció algún tipo de lubricación interna mientras el coche circulaba, por lo que el motor todavía podría salvarse después de esto. Eso sí, seguro no será tarea fácil e incluirá un proceso bastante estricto de cambio de aceite cada 100 kilómetros, o algo así.

A la izquierda: aquí no va el líquido limpiaparabrisas. A la derecha: aquí sí.

Lo que más me sorprende es que los dos vertederos (aceite y líquido limpiaparabrisas) no se encuentran cerca el uno del otro en un Mini. Quizás el símbolo en forma de lata de aceite no es lo suficientemente evidente como para identificar que ahí va el aceite de motor. Quizás las personas que no saben de coches ven ese símbolo y piensan que es la lámpara de un genio.

Advertisement

Por otro lado, quizás sea hora de que las botellas de diferentes fluidos tengan formas diferentes, para evitar confusiones. Por ejemplo, las botellas de aceite de motor podrían tener forma de triángulo. De cualquier forma, si hay algo bueno que podemos obtener de estas fotos tan asquerosas es utilizarlas para educar a las personas que no saben de coches y advertirles que tengan mucho cuidado con lo que hacen al abrir el capó.


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.