Imagen: Facebook

Los Juegos Olímpicos de Tokio en 2020 no solamente serán un escenario para ver a los mejores atletas del mundo, sino también para presentar el transporte del futuro. Hoy en su sede en Japón, una startup financiada por Toyota realizó una prueba del coche volador que esperan que encienda la antorcha olímpica en Tokio.

El coche volador, llamado “SkyDrive” es el proyecto de Cartivator, una startup de aproximadamente 30 ingenieros que empezaron a desarrollar el coche en 2014 por medio de crowdfunding. Toyota anunció en mayo que invertiría $385.000 en el proyecto durante los próximos tres años y también ofreció a la compañía la ayuda de sus ingenieros. Según el líder del proyecto, Tsubasa Nakamura, el objetivo es poder hacer una transición perfecta entre conducir y volar, como con el coche de la película Regreso al futuro.

Advertisement

“Siempre he amado los aviones y los coches. Mi sueño de toda la vida ha sido tener un vehículo personal que pueda volar e ir a muchos lugares”, le comentó Tsubasa al Associated Press.

Actualmente, SkyDrive todavía está en fase de desarrollo. Consiste en un marco de aluminio del tamaño de un coche con muchas baterías, sensores y ocho hélices. Apenas puede despegar y se estrella a los pocos segundos. Debajo del coche hay pelotas de baloncesto que sirven como tren de aterrizaje.

Durante la prueba, el coche logró elevarse al nivel de la vista por unos instantes antes de caer. La prueba se tuvo que cancelar después de que una de las fundas se separó del marco y dañó a las hélices.

Advertisement

Nakamura afirmó que SkyDrive necesitaba más estabilidad para poder volar a la altura y distancia necesaria y llegar a la llama olímpica. Añadió que su grupo está trabajando para mejorar el coche y posiblemente recibir más financiación de Toyota. Nadie ha volado en el SkyDrive todavía. La startup afirma que quiere realizar el primer vuelo tripulado a finales de 2018, según Reuters.

La empresa quiere que su coche volador sea el vehículo eléctrico más pequeño del mundo, uno que se pueda utilizar en reducidos espacios urbanos, y espera poder comercializarlo para el año 2025.

Toyota es una de varias empresas que están desarrollando coches voladores. Algunos incluso han dicho que actualmente existe una carrera entre los distintos fabricantes para crear el primer coche volador. Uber anunció que estrenaría un servicio de taxis voladores en Dallas, Texas y Dubai en 2020. Airbus, el fabricante de aviones, también está desarrollando un coche volador bajo su división Urban Air Mobility. No nos olvidemos de Google, cuyo fundador Larry Page hace poco desveló un “coche volador” que puede volar sobre el agua.

No obstante, aunque la determinación para construir coches voladores está ahí, todavía quedan muchos obstáculos para atravesar. Uno de los principales de estos será convencer a las autoridades de que estos vehículos son seguros.

[Reuters, Associated Press y Engadget]