Dell acaba de anunciar su arriesgada operación para convertirse de nuevo en compañía privada y ¿qué se le ocurre a su histórico rival, HP? Lanzarse al cuello. Como dicen por aquí, ha olido sangre. En un comunicado, HP asegura: "Dell tiene un duro camino por delante. La compañía se enfrenta a un largo periodo de incertidumbre y transición que no será bueno para sus clientes. Y con una importante deuda como carga, la capacidad de Dell para invertir en nuevos productos y servicios estará extremadamente limitada. Creemos que los clientes de Dell estarán ahora muy dispuestos a explorar alternativas, y HP va a tomar plena ventaja de esta oportunidad". Increíble. Solo les falta el cuchillo en la boca. Innecesario viniendo de una compañía que, igual o peor que Dell, no ha sabido adelantarse a la era de los móviles y las tabletas y sigue en pleno terremoto interno. 

Podéis leer el comunicado completo aquí. ¿De veras necesitaba HP recurrir a esto? Estarán pensando en los clientes corporativos de Dell, a los que a buen seguro asaltarán ahora uno a uno. Normal. Esto es un negocio. Pero comunicarlo de esta forma se antoja un error grave de cálculo. Todos sabemos la delicada situación en la que se encuentra Dell. Es bastante cómico que HP, que no le sigue muy de lejos, nos lo venga ahora a recordar. [HP]