El nuevo Model 3 de Tesla finalmente ya es oficial, el auto eléctrico más barato de la compañía de Elon Musk con el que piensa conquistar el mercado. Y es que por “apenas” 35.000 dólares es casi tan potente como un Model S y un Model X, y además es precioso. Pero el Model 3 tiene un gran fallo en su diseño.

El aspecto del Tesla Model 3 es algo que nos ha sorprendido. Sí, muchos critican que la parte frontal (o parrilla) del auto sea completamente cerrada, pero a otros, como un servidor, nos fascina.

Advertisement

En su interior, el Model 3 también es precioso. Cuenta con una pantalla táctil de forma cuadrada y de gran tamaño en medio del tablero, y puestos suficientes para que cinco personas vayan cómodas.

El problema del auto, sin embargo, lo encontramos en su maletero. O mejor dicho, en uno de ellos.

Advertisement

Advertisement

Al igual que su “hermano mayor” Model S, el Model cuenta con dos maleteros: uno frontal y uno trasero, lo que es posible gracias a que el motor eléctrico del vehículo es bastante pequeño.

Si levantas el capó te encontrarás con un maletero muy generoso donde en un auto tradicional estaría el motor y demás componentes mecánicos. Pero si levantas la puerta del maletero trasero te encontrarás con esto:

Aviso: imágenes no aptas para personas sensibles.

La forma del maletero trasero es todo menos práctica. Debido a cómo el techo del auto se extiende de una forma continua (y muy elegante) durante toda la parte superior del vehículo hasta llegar a la puerta del maletero han tenido que sacrificar lo práctico por el diseño, algo que en muchos casos no es del agrado del público.

Porque al fin y al cabo es preferible modificar un poco el aspecto del techo del auto que el hecho de que el maletero se convierte en algo imposible de usar si deseas meter maletas grandes o una cava portátil de gran tamaño, por ejemplo.

Advertisement

El diseño del Model 3 apuesta por un cristal único y continuo, sin ningún tipo de línea y división que “rompa” su aspecto. Se ve genial, pero sacrifica al maletero trasero casi por completo.

Esto es una falla de diseño industrial grave, y recuerda a otros modelos que tenían maleteros tan infames como el del Model 3:

Fiat 500 (2012)

Volkswagen Rabbit convertible

No obstante, en el caso del Tesla Model S la compañía lo hizo muy bien, ofreciendo la posibilidad de abrir no solo la compuerta sino también el cristal trasero por completo, para dar un acceso absoluto al maletero, el cual incluso se hace más espacioso al plegar los asientos de la fila trasera.

Foto: weccman / Tesla Motor Club. El perrito no viene incluido con la compra del auto.

Afortunadamente todavía faltan casi dos años antes de que veamos el Tesla Model 3 circular por las calles de las ciudades en distintos países, lo que quiere decir que el diseño presentado por Musk puede recibir algunos cambios.

Advertisement

Advertisement

Se que el maletero frontal es una alternativa para quien no desee usar ese incómodo maletero trasero, pero eso no es la solución. Lo ideal sería que los diseñadores en Tesla dieran su brazo a torcer y aceptaran que dividir el panel del techo en dos partes para ampliar el maletero es un pequeño sacrificio por una gran causa. [vía Jalopnik]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.