Foto: AP Images

Probablemente a estas alturas ya hayas leído varios post sobre cómo fotografiar el eclipse total de Sol del día 21. Quizá hasta ya tengas preparada la cámara. El astrónomo solar J. McKim Malville tiene un último consejo para ti: No lo intentes. Deja la cámara en casa y disfruta del espectáculo.

El consejo resulta un poco contraintuitivo en los tiempos de Instagram y de sacar fotos compulsivamente de todas nuestras experiencias, pero hay una buena razón para decir algo así. Sencillamente no te va a dar tiempo a sacar una foto de calidad, y mucho menos si no tienes experiencia y encima lo intentas con un Smartphone.

Advertisement

McKim Malville explica que tomar una foto a un eclipse solar es una tarea complicada que desafía incluso la pericia de los fotógrafos más experimentados. El astrónomo ha visto cinco eclipses solares en su vida, y durante el primero lo único que hizo fue forcejear con los controles de la cámara tratando de enfocar y ajustar la exposición.

La mejor parte del eclipse es cuando la Luna oculta completamente al Sol y se puede apreciar la corona, que es el anillo crepitante de masa coronal que siempre está ahí pero es imposible apreciar a simple vista. El problema es que ese maravilloso espectáculo dura solo unos instantes. Apenas dos minutos y medio en el mejor de los casos. O sabes muy bien lo que estás haciendo, o te perderás uno de los espectáculos más fascinantes de la naturaleza mirando la pantalla de ajustes.

Tu cámara mirrorless seguro que está muy bien, pero los aficionados a fotografiar eclipses como Mike Conley llevan esto. Foto: AP Images

Justo antes y después del eclipse total el Sol crea increíbles ondulaciones de luz en el entorno que rodea a los espectadores, casi como la luz que atraviesa el agua de una piscina. Las sombras de los objetos se tornan vibrantes por unos momentos. Todos esos detalles son muy complicados de captar con una cámara, y a buen seguro habrá fotógrafos profesionales con más eclipses a sus espaldas que los captarán mejor que tú.

Uno de esos fotógrafos es el astrónomo Alan Dyer. Su recomendación es no tratar de sacar fotos, sino grabar vídeo. Para ello lo mejor es posicionar la cámara o el móvil en un trípode y enmarcar un plano general donde se vea el sol pero también el entorno en el que estamos. Será un recuerdo tan genuino como una fotografía, y nos permitirá disfrutarlo en directo sin preocuparse por la cámara. [vía Live Science]