Elon Musk ha presentado su plan maestro para colonizar Marte en una conferencia durante el IAC en la ciudad de Guadalajara, México. Y todo tiene que ver con la construcción de su nueva nave espacial, el Interplanetary Transport System (ITS), que será el cohete más grande construido en la historia.

El ITS tendrá una altura de 122 metros cuando esté finalizado. Es tan grande que necesita un lanzador con un diámetro de 12 metros. Para hacernos una idea del tamaño que tendrá este cohete hay que recordar que el Saturn V de la NASA (hasta ahora el cohete más grande que la humanidad ha construido) medía 110.6 metros de altura, mientras que el Space Launch System, cohete con el que la NASA quiere realizar viajes interplanetarios, medirá 117 metros cuando esté listo.

Imagen: The Inquisitr.

La Estatua de la Libertad tiene una altura de 46 metros, así que el ITS tendrá una altura de más de 2.5 estatuas apiladas una sobre la otra. La humanidad nunca ha visto algo así.

Ese punto que ves a la derecha del cohete es una persona, para referencia.

Pero lo más importante para Elon Musk no es solo la construcción del cohete que hará realidad su ambición de llegar a Marte, sino también colonizar ese planeta. Y para ello los seres humanos deben ser capaces de pagar el boleto a Marte. Hoy en día para realizar este viaje una persona tendría que pagar unos 10.000 millones de dólares. Elon quiere que el precio baje a unos 200.000 dólares por persona.

Advertisement

Advertisement

Para colonizar Marte la idea es que en el planeta rojo vivan a largo plazo al menos un millón de personas, por eso la nueva nave puede llevar de 100 a 200 personas (actualmente el número es más cercano a 100, pero Musk asegura que siguen mejorando el diseño para llevar la mayor cantidad de personas posible). Para hacerlo se requieren entre 5.000 y 10.000 viajes a Marte. Esto es algo que tomará mucho tiempo.

Pero el funcionamiento de la nave no deja de ser impresionante. Para poder despegar requiere de exactamente 42 cohetes Raptor, cada uno capaz de producir más de 500.000 libras de empuje. Los motores estarán ubicados de la siguiente forma en el lanzador del cohete:

Otra clave para esta nave tiene que ver con la capacidad de recuperar las diferentes fases del cohete haciéndolas regresar a la Tierra al mismo estilo que la primera fase del Falcon 9 lo hace hoy en día. No obstante, el proceso en el ITS es mucho más complicado.

La idea se basa en enviar la nave a una órbita baja alrededor de la Tierra y que la primera fase del cohete regrese en unos 20 minutos a la Tierra, aterrizando en la plataforma de despegue donde acoplarán un tanque de propelente sobre el cohete para volver a enviarlo al espacio. Este tanque llevará combustible a la nave que quedó en órbita y luego comenzará su viaje a Marte. Tanto la primera fase como el tanque volverán a salvo a la Tierra.

Una vez la nave comienza su viaje a Marte desplegará dos paneles solares gigantescos que le otorgarán unos 200.000W de energía. Allí comenzará su viaje de varios meses a Marte a una velocidad de poco más de 100.000 kilómetros por hora. Una vez llega al planeta rojo hará su descenso y usará sus propulsores para disminuir la velocidad hasta un ideal aterrizaje sobre suelo marciano.

Advertisement

Sponsored

De esta forma SpaceX planea llevar seres humanos a Marte e incluso Musk tiene un plan para producir combustible de cohete en el planeta rojo, con el propósito de poder enviar de regreso su nave a la Tierra y así llevar cada vez más personas.

SpaceX no tiene definida una fecha exacta para la construcción de este cohete (aunque Musk tiene claro que debe ser durante esta generación), pero el proyecto sin lugar a dudas suena apasionante y, sobre todo, posible.


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.