La impresión 3D es una ciencia que tiene la ambición de revolucionar la manufactura de piezas y objetos en muchos campos. En la aviación esta tecnología lleva tiempo involucrada en distintos proyectos de investigación, y ya han creado el primer motor de avión a reacción usando impresión 3D, lo que podría cambiar muchas cosas en la industria.

En un trabajo conjunto de la Universidad Monash de Australia y la empresa Amaero Engineering, han logrado crear el primer motor de avión a reacción usando impresión 3D para moldear y dar la forma exacta a un material diseñado y desarrollado por la universidad.

Advertisement

En el pasado, crear una pieza tan complicada de ingeniería como un motor de jet era un trabajo que tomaba demasiado tiempo, entre derretir el material, moldearlo y elaborar la pieza. Gracias a la técnica que han desarrollado ingenieros en esta universidad, la producción de un motor completo se acelera de una forma increíble, además de ser mucho más económica (lo cual es un tremendo beneficio a nivel comercial).

La técnica de producción se basa en la fabricación por adición (el nombre técnico que se le da a la impresión 3D) usando un láser especial de alta potencia que funde y molda en la forma deseada polvo de níquel, titanio o aluminio.

Todo comenzó cuando la empresa aeroespacial Safran le otorgó a los investigadores de la universidad de Monash uno de sus viejos motores, retándolos a crear una copia. Hoy en día, el proyecto ha llamado la atención de varios titanes en la industria de la aviación.

La impresión 3D como una posible evolución para la aviación

Empresas tan grandes como Airbus o Boeing ya conversando con los involucrados en el desarrollo de esta técnica, y tienes grandes planes. Si hacer cohetes de avión usando esta técnica (que es más barata, rápida y eficiente que la fabricación tradicional) realmente llega a ser viable de forma masiva, podría suponer un verdadero antes y después para la industria.

Prototipo de cohete hecho usando impresión 3D

Es indudable que la impresión 3D tiene demasiadas posibilidades. Desde la universidad de Monash incluso hablan de cómo en un futuro su tecnología podría ser usada para la fabricación de cohetes espaciales, y hasta para la biomedicina. El Profesor Smith, parte del proyecto, aseguró en una entrevista a ABC que:

Solo imagina si tienes un accidente en tu vehículo y te llevan a la mesa de operación en un hospital, en donde te escanean y rápidamente una impresora 3D fabrica la parte de tu cuerpo que podrías necesitar para sobrevivir. Son muchas las posibilidades para esta tecnología.

La idea (y ambición) de este proyecto es revolucionar la manufactura de partes y productos en muchas industrias, y algún día reemplazar a los métodos más tradicionales de fabricación. Solo el tiempo dirá si es viable y lo logra. [vía ABC]

Foto: ABC.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)