Lo que vemos en las imágenes ocurrió el pasado 3 de mayo. En los primeros segundos de la secuencia un policía de Michigan se dirige a una persona que no podemos ver en el interior de un coche. Unos segundos después se desata un tiroteo. La escalofriante escena se vuelve a repetir en otras cinco ocasiones.

Los puntos de vista conseguidos se grabaron a través de las cámaras que llevaban los policías (junto a otra desde un coche). El conjunto nos da una idea bastante aproximada de lo que significa estar inmerso en un tiroteo.

Advertisement

El chico del coche era Malik Carey. La policía lo buscaba y cuando se acercaron a preguntarle por su nombre, este dio un nombre falso. Entonces vemos cómo los agentes esperan a identificarlo a través de una foto. Cuando esto ocurre se desata la violencia. Carey saca una pistola y se escuchan alrededor de 15 disparos cruzados.

Ningún policía salió herido, aunque el joven murió por las heridas de los disparos en el hospital. El jefe de policía, David Rahinsky, comunicó a los medios que los agentes actuaron adecuadamente dadas las circunstancias. De hecho, si Carey hubiera sobrevivido “habría sido acusado de intento de asesinato”. El vídeo lanzado por la propia policía “refuerza lo peligrosa que es nuestra profesión“, declaró Rahinsky. [PoliceActivity]

Advertisement