El fósil de la imagen ha aparecido en la región de Darmstadt en Alemania, una zona conocida por la abundancia de fósiles del Eoceno. Tiene aproximadamente unos 48 millones de años y está tan bien conservado que en su interior todavía puede apreciarse un feto no nato.

Fue en el eoceno donde aparecieron los precursores de algunos mamíferos actuales, entre ellos los de algunos equinos actuales, como los caballos. El Eurohippus messelensi era uno de esos ejemplares aunque en realidad su tamaño era mucho más reducido, similar al de un perro de tamaño mediano o incluso menor.

Advertisement

Desde su descubrimiento se tenía más o menos claro que los fragmentos en su interior pertenecían a un feto pero no ha sido hasta ahora que varios científicos han usado microscopía electrónica y rayos X para analizar con detenimiento los restos.

Las conclusiones, publicadas en este paper de acceso libre, revelan que la madre murió poco antes de dar a luz, por causas desconocidas pero que probablemente no tengan que ver con el parto, el fecto estaba en los últimos estadíos de desarrollo pero todavía no se había dado la vuelta, la posición que adoptan muchos mamíferos antes de nacer.

Advertisement

Gracias al SEM, la microscopía electrónica, han podido incluso apreciar flora bacteriana petrifizada, preservada en los tejidos blandos de ambos animales. Es, según los autores del estudio, el fósil más antiguo encontrado con el feto de un mamífero. Una especie de fotofrafía petrea increíble de millones de años antes que el hombre siquiera pusiese pie en la Tierra. [vía PLOS ONE]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)