Imagen: Citrus County Sheriff’s Department/Facebook

Ocurrió en Florida. La policía anunció que había utilizado un elemento novedoso en el transcurso de la búsqueda de una persona desaparecida: un tarro que contenía el sudor de la mujer. No sólo eso, el uso de este tipo de “esencias” de personas pueden suponer un gran avance en algunas investigaciones.

La mujer desaparecida era una anciana que sufría demencia. Tal y como ha contado la policía, el uso de perros junto a estos frascos de sudor pueden solucionar muchos casos de búsquedas de personas que sufren de algún tipo de enfermedad relacionada como el Alzheimer. Según Alexandra Horowitz, experta en adiestrar a los perros de la policía:

Simplemente, con encerrar en un frasco la “esencia”, ayudará a que el olor permanezca durante mucho más. El olor se disipa con el tiempo, por lo que cualquier cosa que se quede al aire libre, perderá parte de su olor en el aire circundante. De ahí la explicación de por qué se puede abrir un cajón sellado o una sala y que de repente nos golpee un olor fuerte: porque se ha mantenido dentro. Esto, para una búsqueda con perros, es una gran ayuda.

En realidad, estamos hablando de los llamados kits de preservación del olor humano, unos frascos preparados para mantener el aroma único que desprende una persona en un recipiente sellado. Por ejemplo, con un algodón estéril que se pasa por debajo de una axila y luego se sella en el frasco y se etiqueta.

Advertisement

En el caso de que una persona desaparezca, la policía puede exponer el olor a sus perros para una búsqueda más rápida. De hecho y en el caso anunciado por la oficina de Florida, uno de estos kits ayudó a encontrar a una mujer que había estado desaparecida durante dos horas, en tan sólo cinco minutos. [Motherboard]