Hace poco, el telescopio espacial Kepler mostraba como una enana blanca desintegraba un pequeño planeta a medida que este orbitaba demasiado cerca de la estrella. Hoy, astrónomos de la Universidad de Warwick han logrado reconstruir una imagen de lo que queda después de esa merienda espacial, y es una preciosidad.

Hace tiempo que se tiene constancia de que la potente gravedad de las enanas blancas es letal para los planetas y objetos que se les acercan demasiado. Los restos de estos cuerpos malogrados acaban orbitando también alrededor de la estrella. Christopher Manser, del departamento de astrofísica de Warwick, ha logrado reconstruir por primera vez una imagen de qué aspecto tiene esa nube de restos. “Sabíamos de la existencia de estos discos desde hace 20 años, pero es la primera vez que podemos obtener una imagen de uno de ellos”, señala Manser.

Tomografía Doppler de SDSS1228+1040

Advertisement

La enana blanca de la imagen es SDSS1228+1040, en la constelación de Virgo, a 180 millones de años luz de la Tierra. Manser lleva desde 2006 estudiando esta estrella en concreto mediante tomografía Doppler, una técnica que permite obtener datos sobre el disco de material que la rodea.

El análisis ha permitido descubrir que los materiales de los planetoides que devora la estrella forma enormes discos de polvo y gas generado por las colisiones entre los propios fragmentos. La radiación ultravioleta de la enana blanca ilumina el disco con un resplandor rojo.

SDSS1228+1040, comparada con Saturno

Sponsored

La estrella SDSS1228+1040 es apenas siete veces del tamaño de Saturno, pero su masa es 2.500 veces mayor que la de nuestro gigante gaseoso. Hasta la fecha se conocen 30 de estas extraordinarias formaciones. La mayor parte son estables, pero algunas aún están cambiando, y ofrecen claves inestimables sobre la formación y el envejecimiento de galaxias. [ESO vía Phys.org]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)