Imagen: Irzón

Del estudiante Pablo Sánchez Gatón hablamos hace un par de años, cuando acababa de presentar su proyecto de fin de carrera. Ahora podemos hablar del empresario Pablo Sánchez Gatón, que ha seguido mejorando su escáner de túneles subterráneos basado en Kinect y lo ha convertido en su trabajo.

Para convertirse en ingeniero, Pablo decidió investigar las bodegas de su pueblo, el municipio vallisoletano de Rueda. Con su escáner 3D consiguió reconstruir virtualmente los túneles subterráneos que se esconden bajo el casco antiguo de esta localidad vinícola y localizar los respiraderos de las bodegas que estaban cubiertas. Pero esto no solo le sirvió para aprobar.

Advertisement

Desde entonces Pablo se ha dedicado a mejorar su escáner con nuevos sensores que le permiten hacer trabajos más precisos y detallados. Hasta ha fundado su propia empresa, Irzón, con una socia arquitecta. Su último proyecto, presentado esta semana, es una espectacular reconstrucción en 3D de las bodegas subterráneas del Grupo Yllera, en la propia Rueda:

“Ha sido todo un reto, ya que se trataba de más de 2000 metros de galerías subterráneas”, explicó el ingeniero a El Norte de Castilla. Su sistema no necesita GPS, por lo que es idóneo para escanear zonas subterráneas sin cobertura como bodegas, cuevas, minas y búnkeres. “No hay ninguna otra tecnología en el mercado que ofrezca estas prestaciones”, asegura Pablo.

Advertisement

Cada trabajo se divide en dos partes. Primero un recorrido por el entorno con el escáner, que va capturando una nube de puntos de referencia. Y después la producción del modelo 3D en la oficina: la nube se transforma en una malla poligonal a la que se añaden el color y las texturas originales del entorno para obtener un resultado fotorrealista como en el vídeo.

El resultado puede tener una finalidad promocional (Pablo ofrece a sus clientes una experiencia inmersiva con gafas de realidad virtual a partir de sus modelos tridimensionales), pero también una finalidad más práctica: en muchos casos, estas bodegas están abandonadas y se desconoce por dónde discurren exactamente, lo que a menudo provoca filtraciones, socavones por el tráfico y problemas en el diseño de la red de alcantarillado.

[El Norte de Castilla]