Tigres paseando sueltos, naves extraterrestres, tentáculos que salen de las alcantarillas, meteoritos cayendo del cielo y un montón de sucesos extraños han sorprendido a los desprevenidos viajeros que esperaban el autobús en una parada de la calle New Oxford Street de Londres. El causante de estos sustos no es una puerta a un universo paralelo, sino una ingeniosa campaña de publicidad.

Los responsables de la campaña han instalado una cámara para hacer que la pantalla de la parada de autobús mostrara en tiempo real lo que hay al otro lado, como si fuera un simple cristal. El ajuste de la luz ambiental es tan bueno que, a menos que nos fijemos, realmente parece que estamos viendo una triste marquesina sin anuncio. Cuando los viajeros menos lo esperan, la pantalla comienza a mostrar hechos inexplicables. El anuncio pertenece a una campaña de Pepsi. [Pepsi Max UK]