Los laboratorios del departamento de Ciencias de la computación e Inteligencia Artificial del MIT (CSAIL, por sus siglas en inglés) son el hogar de algunos robots realmente increíbles. Muchas de estas creaciones se inspiran en la naturaleza. Quizá sea esa la razón por la que tienen un aspecto tan inquietante como este brazo mecánico flexible capaz de reptar hasta por dentro de tuberías intrincadas.

El mecanismo se basa en partes hinchables que permiten mover sus segmentos con naturalidad y superar ángulos complicados. El robot es la nueva generación de dispositivos como el pez-robot que el CSAIL presentó recientemente, cuya estructura blanda le permite desplazarse y cambiar de dirección como un pez real. Sea como sea, esa manera de hinchar vejigas de aire y el ruido que hace al moverse hacen que este brazo mecánico no sea lo primero que queramos ver salir de una tubería. [vía MITCSAIL]

Este es el anterior robot blando del CSAIL, bastante más simpático.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)