Foto: Florida Fish and Wildlife / Flickr. Bajo licencia Creative Commons

Un diminuto murciélago brasileño de apenas 14 gramos de peso acaba de dejar a la comunidad científica literalmente alucinada. Se sabía que era rápido, pero nunca se había medido con exactitud su velocidad en vuelo. Ahora se tiene un registro fiel y es récord mundial: 160 kilómetros por hora.

El animal volador más rápido del mundo sigue siendo el halcón peregrino, pero con un matiz importante. Los casi 400 kilómetros por hora que alcanza este ave de presa es en picado. Sin ayudarse de la gravedad apenas sobrepasa los 100 kilómetros por hora.

Advertisement

Advertisement

El rey del vuelo rápido horizontal era (hasta hoy) el vencejo común, un pequeño pájaro migratorio que alcanza los 112 kilómetros por hora. En los años 50, un equipo de investigadores había registrado que el murciélago cola de ratón de Brasil (Tadarida brasiliensis) era capaz de alcanzar velocidades de hasta 94 kilómetros por hora. Es una marca increíble para algo tan pequeño, pero lejos de ningún récord.

Foto: MPI for Ornithology/Getty

Resulta que las mediciones no eran muy precisas. Investigadores del Instituto de ornitología Max Plank han logrado equipar a varios de estos pequeños murciélagos con transmisores de radio cuya señal se registra en tiempo real mediante drones. El procedimiento les ha permitido probar que el pequeño mamífero es oficialmente el volador horizontal más rápido por un amplio margen.

La marca, de hecho, es tan inusitada que va a obligar a estudiar de nuevo la anatomía de las alas de los murciélagos para averiguar cómo es posible que alcancen esa velocidad. No sería de extrañar que de las conclusiones obtengamos nuevos datos interesantes para la industria aeronáutica. [Royal Society Open Science vía New Atlas]