Los pistachos se cuentan entre los frutos secos más caros, y este año sus precios van a estar más disparados que nunca. La razón no es otra que un descenso muy acusado en la cosecha de los dos principales productores de esta apetitosa semilla: Estados Unidos e Irán.

Solo Estados Unidos ha visto caer la producción de pistachos de este año casi a la mitad. Se han dejado de producir 100.000 toneladas, que es casi una quinta parte de la producción mundial del año pasado (520.000 toneladas). El otro gran productor mundial es Irán. Ya se esperaba que su espectacular cosecha anual de 250.000 toneladas perdiera 20.000, pero es probable que la caída sea incluso más severa.

En ambos casos la razón de las malas cosechas es la misma: la sequía. California, que es el principal estado que produce pistachos en Estados Unidos, pasa por la peor sequía de su historia. En Irán muchos pozos se están secando y hay regiones agrícolas que han perdido miles de hectáreas debido a la desertización.

Turquía ha tenido más suerte. La cosecha del país se ha triplicado este año, pero no es suficiente para compensar las pérdidas en Irán y Estados Unidos. Según el Departamento de Agricultura de este último país, se espera que la cosecha mundial de esta semilla baje 86.000 toneladas. La sequía no tardará en repercutir en el precio, que no es que estuviera bajo precisamente. [vía USDA Report y Phys.org]

Sponsored


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.