Proporcionar cacahuete por vía cutánea a una persona alérgica a los cacahuetes no parece la mejor de las ideas, pero sí que lo es. Este nuevo parche hace precisamente eso, y acaba de pasar su ronda de pruebas clínicas con unos resultados espectaculares.

Las alergias alimentarias son un problema serio en bebés y niños de muy corta edad. Cuando se trata de alergias, el rey indiscutible es el cacahuete. Esta popular semilla se lleva el primer premio no solo en cuanto a extensión, sino también en número de casos de anafilaxia o reacción extrema del organismo que en ocasiones puede causar la muerte si no se trata debidamente.

Paradójicamente, la alergia al cacahuete es de las más sencillas de tratar. Un estudio de 2015 reveló que la exposición controlada a la proteína de la semilla que causa la intolerancia puede aumentar la resistencia del organismo.

Advertisement

Advertisement

Basándose en ese estudio, una compañía farmacéutica llamada DBV Technologies ha desarrollado un parche llamado Viaskin que hace precisamente eso. Libera lentamente una dosis de proteína en el torrente sanguíneo por vía cutánea. Viaskin acaba de terminar una ronda de pruebas clínicas con 74 pacientes de entre 4 y 25 años que ha durado un año. El resultado ha sido espectacular. El 46% de los participantes han aumentado su tolerancia a los cacahuetes. No es que puedan atiborrarse con ellos, pero al menos evita la aparición de los casos de reacción extrema más peligrosos. El parche es muy fácil de usar y es especialmente efectivo para mejorar la tolerancia en niños de hasta 11 años.

El parche aún no ha recibido luz verde por parte de la Administración de Alimentos y Medicamentos estadounidense, pero va por muy buen camino. Se prevé que se convierta en un producto comercial en cuanto supere una nueva ronda de ensayos clínicos. [vía Journal of Allergy and Clinical Immunology]