El palo de selfis más sofisticado y extremo que puedas imaginar. Tiene un brazo automático que se extiende hasta encontrar el ángulo perfecto para tus fotos, unos paneles LED abatibles para iluminar tu cara y hasta unos pequeños ventiladores que hacen volar tu melena al viento. Lo sentimos, es falso.

Puede que la idea te horrorice o que hayas sacado ipso facto la tarjeta de crédito del bolsillo, pero el viral del momento no es más que una broma perfectamente creíble e increíblemente elaborada. La producen los chicos de Thinkmodo, creadores de algunos de los virales más célebres y trabajados de YouTube.

Advertisement

Advertisement

(Es difícil que no hayas visto nunca a la chica con poderes telequinéticos que sorprende a los clientes de una cafetería o al horrible bebé diabólico que da un susto de muerte a los peatones de Nueva York. Ambos creados para promocionar el estreno de una película, Carrie y Devil’s Due respectivamente).

¿Qué hay detrás de este palo de selfis automático y absurdamente sofisticado? Otro vídeo viral cocinado por Thinkmodo para promocionar, en este caso, una serie: la segunda temporada de UnReal. Y si no lo has visto aún, estamos seguro de que empezarás a verlo una y otra vez en Twitter y Facebook bajo el nombre de Automated Selfie Stick. No lo puedes comprar, pero no es del todo falso.

Como desvelan sus propios creadores en iHeartRadio, primero fabricaron un par de prototipos reales (“ridículamente caros y extremadamente pesados”) y después los pasearon por las calles de Miami para sorpresa de los curiosos.

Sponsored

Creamos el prototipo para promocionar una serie de Lifetime llamada UnReal. Uno de los temas principales de la serie es la manipulación de las imágenes y cómo los productores de un programa pueden alterar lo que ve la audiencia. Así que creamos una versión física de ese tema en forma de un palo para selfis increíblemente surrealista y sofisticado.

Lo inquietante de este anuncio viral es preguntarse qué pasaría si el producto fuera verídico, ¿alguien lo compraría? Todo sabemos que la respuesta es sí, y eso debería avergonzarnos (un poquito) como humanidad. [vía iHeartRadio]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.