Somniosus microcephalus, el tiburón de Groenlandia. Imagen: NOAA

El tiburón de Groenlandia, con una esperanza de vida de 400 años, es oficialmente el vertebrado más longevo del mundo. No se trata de una especie desconocida, pero los científicos han descubierto ahora la extraordinaria edad de algunos especímenes —y creen que pueden tener la clave para retrasar el envejecimiento.

La hembra del Somniosus microcephalus no tiene depredadores naturales y llega a superar los 5 metros de longitud, lo que la convierte en el pez más grande del océano Ártico. Se sabe que crece a un ritmo muy lento, de apenas un centímetro por año, así que algunos científicos ya sospechaban que rondaría los dos siglos de edad. A falta de tejido calcificado para realizar una estimación convencional de su longevidad, un grupo de investigadores de la Universidad de Copenhague recurrió a la datación por radiocarbono de las células de sus ojos.

Advertisement

La investigación se desarrolló entre 2010 y 2013. Los científicos extrajeron los ojos de 28 tiburones hembra que habían sido pescados de forma accidental. Primero buscaron, como referencia, las marcas de la Guerra Fría: partículas radiactivas que habían sido depositadas en el océano con las detonaciones de la bomba atómica durante los años 50. A continuación realizaron la prueba del carbono-14 sobre unas proteínas que se encuentran en el cristalino del ojo y se forman en el útero materno.

Los resultados, publicados por la revista Science, revelan que el tiburón de Groenlandia es el animal vertebrado más longevo del planeta y que vive al menos 272 años. La hembra más grande del grupo había nacido 392 años atrás, por lo que era de la época de Velázquez o Cervantes y tenía la misma edad que la Basílica de San Pedro del Vaticano cuando fue capturada por los pescadores. “Es la primera vez que una prueba de edad da un rango de 240 años y se considera un éxito”, bromea Julius Nielsen, biólogo marino y autor principal del estudio.

Sponsored

Un tiburón de Groenlandia en la isla Disko. Imagen: Julius Nielsen

Se sabía muy poco sobre el tiburón de Groenlandia porque es una especie esquiva (vive a más de 2.000 metros de profundidad) que carece de un particular interés económico (su carne es venenosa, debido a las altas concentraciones de óxido de trimetilamina). Pero con este estudio, los científicos han podido calcular entre otras cosas la edad a la que llega a la pubertad, su ventana de reproducción y la tasa de supervivencia de sus crías. El animal no alcanza su madurez sexual hasta los 150 años, por lo que debe protegerse de la pesca para evitar que entre en peligro de extinción.

Entender cómo viven tantos años sin desarrollar un cáncer u otras enfermedades puede darnos la clave para retrasar el envejecimiento, pero el secreto podría no ser extrapolable a los seres humanos. El tiburón de Groenlandia es un animal de sangre fría que tiene pocas crías y lleva una vida lenta. También vive en el océano Ártico, donde las temperaturas son tan bajas que el metabolismo y la actividad celular de los tejidos es mucho menor. En las mismas aguas gélidas vivió Ming, una almeja de Islandia que contaba con 507 años cuando murió y que sigue siendo el animal más longevo conocido. [Science]

Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.