Lo que ves en la imagen animada no está trucado. Se trata de una probeta de cristal dentro de otro recipiente lleno de agua. Con un simple truco de química que podéis probar en casa, la probeta desaparece por completo ante nuestros ojos. ¿Cómo es posible?

Al meter la probeta vacía en un recipiente de cristal con agua (en concreto, un vaso de precipitados utilizado en cualquier laboratorio), seguimos viendo la probeta pese a que tanto el agua y los dos recipientes son transparentes. Eso es porque la luz, al pasar de un material a otro, cambia de velocidad y dirección y nos permite ver los bordes de la probeta. Pero, ¿qué ocurriría si en lugar de agua utilizamos otro líquido?

Advertisement

Haz la prueba: compra glicerol o aceite vegetal y llena con ello un recipiente de cristal. Al introducir en él una probeta, u otro objeto de cristal similar, lo seguiremos viendo por el aire dentro de la probeta. Sin embargo, si la sumergimos para que se llene también de glicerol, desaparecerá por completo ante nuestros ojos.

El motivo es sencillo: el cristal y el glicerol tienen el mismo índice de refracción, es decir, la luz los atraviesa directamente sin cambiar de velocidad ni dirección. ¡Science!

Puedes ver el truco al completo debajo.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)